DIOS Y SATANÁS

La fe es la creencia en algo que no se puede probar.

La mayoría de las creencias religiosas se basan en información recibida de una fuente externa que no se puede verificar, a veces conocida como rumores. Millones seguirán los mandamientos de un texto religioso sin haber hablado nunca con su autor, y miles de millones creerán en una deidad debido a los milagros que les contó alguien que ni siquiera estaba presente o vivo en ese momento.
Pero denunciar la fe es una verdadera locura. La fe no se limita a los creyentes religiosos. Mientras que incluso el pontífice más devoto no puede proporcionar evidencia irrefutable de la existencia de su dios, tampoco puede hacerlo el científico que afirma que ninguna deidad reside en el universo. Ambos confían en su propia fe para explicar cosas que nunca entenderán.
No hay prueba de Dios. Tampoco hay prueba de que no haya Dios. Si la ciencia no puede probar definitivamente que no hay Dios, entonces la ciencia no tiene más remedio que aceptar la posibilidad de la existencia de un dios.

La duda más profunda construye la fe más fuerte.

El fundamento religioso de los Illuminati se basa en este enigma universal de fe y duda. No cuestionamos si un dios existe o no, sino que nos enfocamos en el mejoramiento de las personas humanas que viven en este planeta. Nuestras decisiones se toman mediante el estudio de datos y pruebas, factores que una criatura omnisciente puede alterar fácilmente para guiar nuestras acciones y el futuro de la humanidad.

Ten cuidado con aquellos que usan nuestro nombre.

Durante décadas, una multitud de personas han operado bajo el nombre de Illuminati: su engaño nubla la percepción pública de nuestra organización, lo que hace que muchos ciudadanos crean que nuestro comando comete fechorías.
Que alguien afirme que los Illuminati están afiliados a una creencia religiosa, ya sea Dios o Satanás, Baphomet o Baal, socava el propósito mismo de nuestra independencia de las divisiones humanas. No aceptamos ni negamos ninguna deidad y no consideramos que ninguna sea superior a otra. Operamos únicamente en beneficio de la especie humana que se nos ha encomendado proteger.

Incluso rumores más atroces se han atribuido a nuestra organización, incluidos sacrificios humanos y rituales violentos. Si bien nuestros miembros individuales pueden servir a cualquier deidad que elijan, los Illuminati en su conjunto solo se dedican a la preservación de la especie humana. Por lo tanto, los sacrificios humanos o cualquier práctica que no sirva al mejoramiento de la humanidad contrarrestaría todo lo que representamos y, por lo tanto, está prohibido.

¿Debe existir un dios para que hagas lo correcto?

¿A un dios todo inteligente, omnisciente y todopoderoso le importaría el nombre usado en su adoración? ¿Ordenaría un dios el daño de otro cuando su justicia puede ser cumplida sin tu ayuda? Simplemente haz lo que es correcto y bueno para el beneficio de tu especie, y cualquier poder superior que exista te recompensará por tu administración.

You cannot copy content of this page